RENUNCIÉ PARA VIAJAR, LA MEJOR DECISIÓN DE MI VIDA - TIENES QUE VER ESTO

Trabajar y viajar para toda la vida

En una calurosa noche de verano en el festival de deportes extremos de Crimea, el campeonato se reunió con el ex director de arte de Gipsy y uno de los creadores de la marca Misia Slava Glushkovy para hablar sobre trabajo, viajes, música contemporánea y zapatillas de deporte. .

- Gloria, ¿de dónde viene un amor tan loco por las zapatillas de deporte?
- Solo para información: el amor por las zapatillas de deporte en Rusia vino de un lado ligeramente diferente al de todo el mundo. Allí vino del baloncesto, pero aquí todo empezó con la calle, el baile y el grafiti. Me encontré en esta ola por accidente, porque en algún momento llegué al bulevar Gogolevsky, a la casa que estaba al lado de Nike Arbat, y compré un par allí. Ella era tan hermosa y se sentó tan cómodamente que inmediatamente compré la misma, solo que en un color diferente. Los puse en el estante, pero parecían tan escasos que compré dos pares más. Y luego pensé que, dado que hay cuatro pares, debe haber cuatro más. Luego me interesé en los antecedentes de los modelos, para averiguar las razones de su apariencia, los jugadores que los jugaron, etc.

- ¿Cuántos pares tienes ahora?
- No puedo asegurarlo, los conté por última vez hace dos años. Durante este tiempo, di una cierta cantidad, porque hay zapatillas que no llevan mucho valor con su historia. Son bonitos, así que los uso para la temporada, y luego se los doy a alguien o los vendo a un precio súper barato, porque no tengo mucho espacio en mi apartamento para guardarlos todos. Creo que ahora hay unos 200 pares.

- ¿Cómo empezó la historia de Misia?
- Misia es solo una continuación lógica de toda esta historia de running, porque durante siete años he gastado mucho dinero en ella. En algún lugar de mi corazón soñaba con no solo gastar, sino también ganar dinero en zapatillas. Vi el proyecto Misia en una etapa en la que aún estaba cerrado. Entré a tomar un café, aprecié el interior. Me gustó tanto que les escribí en Instagram y me invitaron a pasar a charlar. Me interesaba saber qué está planeado en general, porque llevo mucho tiempo en el tema de las zapatillas. Vine y hablamos durante tres horas sobre zapatillas, sobre estilo, sobre moda y ropa. Al final de la conversación, me preguntaron: Bueno, ¿estás con nosotros ?. Y por supuesto estuve de acuerdo. Y durante un año y medio hemos intentado hacer algo juntos.

- ¿Cómo terminaste en Gipsy?
- La historia con Gipsy versus la historia con zapatillas es muy lógica. Se le puede llamar una escala profesional ordinaria. Estudié en la universidad y trabajé como camarero en Simachev.

Una vez en la cena, por una extraña coincidencia, me encontré en la misma mesa con Ilya Likhtenfeld, el dueño de Simachev. Él, por supuesto, se tensó al principio, nporque no estoy acostumbrado a sentarme a la mesa con mi personal. Pero seguimos hablando, y al final dijo que veía potencial en mí y que estaba dispuesto a ayudar a cegarme a algo. Le respondí que todavía estaba estudiando, pero globalmente no me importaba. Primero, me envió a trabajar para Novikov, luego abrí el ático en Kuznetsky Most. Luego regresé a su restaurante como gerente, tres meses después me convertí en subdirector de recursos humanos y abrí un café Zyu en Arbat. Seis meses después, le dije a Ilya que estaba aburrido en Zyu y que la comida rápida no era mía en absoluto. Al día siguiente me llamó, me dijo que estaba abriendo un nuevo bar (Gipsy) y me invitó a ir a ver. Entonces había un área completamente vacía y un césped, pero inmediatamente dije que quería trabajar allí. Durante tres meses estuve comprometido con el personal, sin embargo, no tuve mucho éxito en esto. Hubo algunos momentos en los que algo salió mal y me di cuenta de que era porque me había perdido algo. Ilya y yo hablamos de esto y decidimos que iría al departamento de arte, porque está más cerca de mí. Al principio era asistente de dirección de arte y seis meses después me convertí en director de arte.

- No es ningún secreto que viajas mucho. Cuéntanos sobre los tres lugares más geniales en los que has estado.
- Realmente amo Estados Unidos. La dirección es bastante amapola ahora, pero todavía me encanta, no puedo. En primer lugar, mi tía y mi tío viven allí, no lejos de San Francisco, así que la primera vez que estuve allí fue hace mucho tiempo, en 2004. Luego, en 2007, pasé todo el verano en Miami trabajando y viajando, trabajé como mesero, dormí en la playa. Viajé por muchos lugares. No me gusta Miami, para mí es como la versión estadounidense de Sochi. Amo Los Ángeles, Nueva York y San Francisco. Y si hablamos de Europa, entonces me encanta porque está cerca y puedes escaparte el fin de semana, pero a mí la mayoría de las ciudades europeas me parecen iguales.

- ¿Hay lugares que aún no hayas visitado pero que quieras?
- Volaría a Tokio, tengo muchas ganas de ir allí. He estado observando a algunos de los chicos que viven allí durante mucho tiempo, y me parece que tienen un mundo completamente diferente allí. Piensan de manera diferente, sus motivos son diferentes y, en general, el formato de su pasatiempo es diferente. Es increíblemente hermoso allí, hay nuevas tecnologías, hay gente interesante y hay moda, y yo, por extraño que sea, de alguna manera estoy inmerso en eso. Y también quiero ir a Australia y Barcelona, ​​todavía no he estado allí, y esta es una gran omisión.

- ¿Qué tipo de música escuchas?
- ¿Honestamente? Escucho todo. Me encanta escuchar música clásica en el coche por la mañana después de una sesión loca, porque calma y pone de buen humor. Respeto a la nueva generación de músicos rusos, ya sea Pharaoh, T-Fest o Husky. Realmente no soy fanático de ellos, pero los escucho, porque me interesa cómo se está desarrollando la escena en Rusia. Respeto a Yegor Creed, a quien muchos odian, porque es de algún tipo de pop. Pero su nuevo álbum es genial tanto en producción como ensobre la lectura. Pero sobre todo escucho música extranjera, preferiblemente estadounidense. Aunque a veces me gusta escuchar algo inusual en un idioma que no entiendo, por ejemplo, el rap alemán o el folk francés. En mis sets, también puedo tocar cualquier cosa. Tengo un truco: a las cuatro de la mañana, cuando todo el mundo ya está en un frenesí salvaje, me pongo Celine Dion, y todo el mundo empieza a llorar, las chicas se bajan los sujetadores, alguien baila un baile lento, todo el mundo canta a coro, donde sea que lo toque. ... Y es genial.

- ¿Qué te parece el X-Fest?
- Genial. Monté sin expectativas especiales de algo colosal, porque hice muchas giras y sé cómo son nuestras provincias. Pero aquí todo se hace bien. Me gusta que todo esto esté programado para los deportes, que construyeron un parque de patinaje genial aquí y trajeron atletas de alto nivel de Moscú, San Petersburgo, Ámsterdam y otras ciudades. Sebastopol se está desarrollando, se está moviendo a alguna parte y es agradable. Tuvimos una gran fiesta bajo los Bricks, me alegré mucho de escucharlos, porque esta es la música de mi infancia, los escuché en su mejor momento, pero en el concierto me di cuenta de que todavía había pólvora en los frascos. En general, estoy satisfecho con el festival, si me llaman el año que viene, definitivamente vendré.

Dejarlo todo y llevar una vída nómada | Juan Sisto | TEDxTorrelodones

Publicación anterior Estiramiento de gravedad cero: tres posturas para principiantes
Publicación siguiente Cómo corrí el maratón de Berlín: la historia de Nadya Belkus